La única manera de no morir, es vivir.

Escribir es trascender en la vida.

En diversas ocasiones utilizamos estas dos palabras y sabemos lo opuestas que resultan. Pero entender lo ligadas que se encuentran es la única forma de entenderlas.

Morir, significa no estar en este mundo, no volver a respirar, dejar de ver a los que amas, dejar de hacer lo que te gusta, dejar de aprender, dejar todo y a todos, aun cuando no quieres dejarlos.

Vivir, significa respirar, disfrutar de momentos agradables, ver hacia el horizonte, subir la cima de la montaña, ver lo majestuoso de la naturaleza, tocar la mejilla de tus hijos, oler el perfume de una rosa, saborear un helado y ser feliz.

A veces, vemos la vida como algo eterno, como aquello que siempre va a estar, como algo que nunca acabará y nos olvidamos de transitar nuestro camino disfrutando el paisaje.

Si en este momento nos dijeran cuanto tiempo nos resta de vida, piensa en cuales serian tus prioridades, en cuales serian tus planes, en cual seria tu lista de actividades antes de morir.

Disfrutemos a cada momento y hagamos como amor todo lo que realicemos, pues ello nos permitirá trascender aun después de la muerte. La vida es solo la antesala de la muerte.

La belleza natural

La naturaleza nos rodea y nos cuida y nosotros no estamos cuidándola como merece y provocamos que nuestro planeta sea cada vez más inhabitable.

El amor a la vida debiera hacernos apreciar las bellezas que existen a nuestro alrededor.

La naturaleza es el arte de Dios. (Dante Alighieri)

Mira profundamente en la naturaleza y entonces comprenderás todo mejor. (Albert Einstein)

Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza. (Jean-Jacques Rousseau)

Si realmente amas la naturaleza, encontrarás la belleza en todas partes. (Vincent Van Gogh)

Cuando la vida te sorprende

En muchas ocasiones, piensas que todo esta bien y algo falla. En muchas otras, piensas que todo esta mal y algo te sorprende. Siempre hay que encontrar esa parte buena que hay en la vida, que aunque no es de forma permanente, si hay que disfrutarla mientras dure.

Recuerda que el tiempo que se disfruta, es el verdadero tiempo vivido.

Puedes vivir la vida de dos formas: lamentándote por lo que la vida no te dió o disfrutando todo aquello que si tienes.

Basta de correr y preocuparte por la vida, la vida es un viaje y lo único importante es disfrutar el camino.

Disfrutemos del hoy, porque el ayer, ya se ha ido y el mañana, puede ser que nunca llegue.

Cuando menos lo imagines, la vida te sorprende.

Lo fácil de la vida

Tu mundo como lo quieras ver

Si estás dispuesto hacer solo lo que es fácil, la vida será difícil, sin embargo si estás dispuesto a hacer lo difícil, la vida se volverá fácil.

Eres el superhéroe en tu propio universo, te puedes salvar de cualquier tragedia, accidente u obstáculo, si logras vencer las adversidades que se te presentan.

Los pensamientos conducen a sentimientos, los sentimientos conducen a las acciones, las acciones conducen a resultados, ¿cuál es el resultado que tú quieres?

La vida se puede disfrutar si se quiere, pero tienes que esforzarte para lograr tus propósitos y cumplir tus metas. Si deseas conseguirlo, esfuérzate y ve por aquello que desees. La vida es tan fácil como te la quieras hacer.

En el Otoño la vida puede comenzar

El otoño en nuestra vida.

En muchas ocasiones he escuchado hablar sobre lo efímera que es la vida y que al llegar a un peldaño antes del ocaso de nuestras vidas, empieza la nostalgia de lo que no pudo ser.

Siempre dependerá del matiz con el que quiéramos pintar nuestro paisaje, ya que esta época de cambio de color, caída de hojas y días cortos, puede convertirse en el mejor momento de reflexión y replantear de nuestras vidas.

Es mas evidente el cambio físico, pero la madurez es mas intensa, es notorio el paso del tiempo, pero los kilómetros recorridos han dejado experiencias bellas que se hacen mas presente en esta época, existe la nostalgia de las lagrimas derramadas, pero el consuelo de haber superado los obstáculos y las tristezas del momento.

Los amigos son mas sinceros, porque se eligen con mas cuidado, los comentarios ya no lastiman, porque se escoge, solo aquellos que nos hacen sentir bien, la oportunidad de continuar o recomenzar aun es fuerte y sin temor.

Ya no se tiene juventud, pero tampoco se ha llegado a la vejez, se cuenta con energía, con sueños, anhelos, deseos, capacidad y valor para aun enfrentar nuevos retos, nuevos rumbos, nuevas experiencias, aun se desea ser pleno y libre como el viento, tomando con calma cualquier situación o momento.

Se tiene la capacidad de admiración y respeto hacia el entorno, se observa con profundidad, se escucha con detenimiento, se percibe y disfruta de un aroma, porque se viven los sentidos uno a uno y se aprecia lo que cada uno hace para dar vida a la vida.

El otoño viste de colores la vida, no solo tira de sus hojas el suelo, invita a pintar paisajes con ese follaje, que ha vivido el soplar del viento y ahora decora la superficie y deleita la vista con una gama de tonos naranjas y marrones que caracterizan la estación, e invita aun a recomenzar proyectos y vivir plena y profundamente.

Caminos coloridos, naranjas y marrones

Las 4 leyes de vida

La primera ley dice:
«La persona que llega a nuestra vida, es la persona correcta»

¿Destino o casualidad?, Tal vez haya trazado un destino, pero nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación, para hacer de nosotros nuestra mejor versión.

La segunda ley dice:
«Lo que sucede, es la única cosa que podía haber sucedido».

Absolutamente nada de lo que sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera, ni siquiera el detalle más insignificante. Ya que no existe el: «si hubiera hecho tal cosa, hubiera sucedido tal otra…», no, lo qué pasó, fue lo único que pudo haber pasado y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que acontecen en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice:
«En cualquier momento que comience, es el momento correcto».

Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuándo comenzará, sea una relación sentimental, una amistad, un proyecto económico, la creación de una empresa o el practicar un deporte, todo comienza, cuando comienza.

La cuarta dice:
«Cuando algo termina, termina».

Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

No es casualidad estar leyendo en este momento mi blog, tal vez era el tiempo oportuno de leer estas líneas y reflexionar sobre ellas, tal vez estamos preparados para entender que “ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado».

Quince años de aventuras.

Juntos

Hoy conocí una historia de amor cercana y me conmovió saber que aun después de muchos años se recuerda el comienzo.

El comienzo es solo un delgado hilo que nos lleva a un lugar maravilloso si se elige al compañero o compañera adecuado.

La vida estará llena de aventuras divertidas, de momentos mágicos, de instantes inolvidables, pero el tiempo salpicará la relación de algunos problemas que darán fortaleza, carácter y madurez a la relación.

Si nos damos la oportunidad de aprender y salir avante en cada situación, la vida será divertida con cada aventura vivida.

El amor es una envoltura tan mágica que romperá cualquier situación obscura y dará brillo y luz a la vida de esos seres que decidieron compartir su tiempo, sus proyectos y su vida.

En una relación se necesitan dos personas para complementarse, como en el cielo vemos las nubes completan el hermoso paisaje que nos ofrecen día a día.

Un abrazo sincero y una mano amiga.

Este es su cielo

El amor es un complemento

Dos cuerpos en un alma

“Elige como pareja a alguien mejor que tú. No necesitas a alguien que te quiera tal y como eres.
Necesitas a alguien que te ayude a crecer día a día.

El amor verdadero es la admiración, por eso la pareja que escojas debería tener aquellas cualidades que a ti te falten.


Si los dos están comprometidos con ayudar al otro a crecer, asumirán los períodos tormentosos de toda relación como oportunidades de crecimiento mutuo.

Por eso la persona correcta para ti, no es sólo la que te acepta, sino la que te hace desarrollar tu máximo potencial en esta vida.” Platón.

Gracias al fracaso.

Mira tu objetivo

La vida comienza, la vida transcurre, la vida acaba, pero qué pasa con el fracaso, en qué momento es bueno que llegue, en qué momento podemos decir, qué es un error o que es un acierto.

Muchos le temen, muchos le huyen, muchos lo evitan, pero algunos otros, aprenden otros crecen. Será acaso que el fracaso es una bendición que no todos están dispuestos a tolerar, por temor a aceptar equivocarse, no se dan cuenta lo mucho que se puede aprender al fracasar, porque no es un fracaso como tal, es una forma de darnos cuenta que por ahí no era el camino, que había que intentar otro, que había que darnos una oportunidad, que había que cambiar de objetivo.

Gracias al fracaso somos lo que queremos ser, gracias al fracaso podemos ser la mejor versión de nosotros y gracias al fracaso podemos tener éxito.